¿Qué es el Estrés?

El estrés es una sensación de tensión y agobio que acompaña a la persona en momentos determinados y que tiene que ver estrechamente con su estilo de vida. Al contrario de lo que muchos piensan, el estrés no es causado por la realización de muchas tareas, no es producto de lo que la persona hace, sino que al contrario, se debe a lo que no hace.

 

Dentro de las cosas que no hace hay dos categorías que causan estrés y en general ambas están presentes. La primera de ellas es que debido a la sobrecarga laboral, familiar, académica, etc., hay demasiadas cosas que la persona no alcanza a hacer o que sabe que debe hacer con cierto apremio y lo mantienen en un constante estado de tensión. Una madre que tiene que hacer las compras, llamar al gasfiter, ir a buscar a los niños al colegio, comprar los regalos de cumpleaños, pagar las cuentas… nadie se sorprendería de ver a esta persona estresada, pero cuando está haciendo cada una de esas tareas, no es la tarea actual la que la estresa, sino las pendientes. Lo mismo para un trabajador o un estudiante que tiene muchas responsabilidades, son las futuras y no las actuales las que los tensan.

 

La segunda categoría tiene que ver con dejar de hacer aquellas cosas que justamente nos permiten descansar del agobio de la rutina; vale decir, tiempo de ocio, relajo, esparcimiento. Una persona que no se permite esto a menudo se verá estresada. La solución radica generalmente en que se acabe el periodo de presión o bien, para aquellos que viven permanentemente con altas exigencias, es un cambio en su estilo de vida lo que puede llevarlos a librarse de este malestar.

 

Ahora bien, hay personas que sienten que “se estresan por todo”. Esta es una presentación distinta del estrés porque en cierta medida no se debe a los elementos objetivos del ambiente. Hay personas que no tienen un exceso de tareas pero aun asi se estresan. Tomando el mismo ejemplo de la madre, puede que tenga un día libre, pero la avería en una cañería le hace tener que llamar al gasfiter y eso la estresa. En estos casos, en realidad el término estrés está mal empleado, más correcto sería hablar de ansiedad. Las personas que dicen estresarse por todo, a menudo conviven con un estado de ansiedad basal, y frente a los estímulos tienden a sentir una presión desproporcionada, angustiarse y afligirse. Haciendo clic aquí puedes revisar más detalles sobre la ansiedad.